30/7/10

El sermón de los dos caminos (y una lección de teatro)

Atended pues a mis palabras ¡Oh hijos del señor! Pues existen dos caminos ¡dos que se entrelazan con el mundo y por ellos andan los hombres!

Uno es ancho y espacioso, se asienta sobre el fango pero a los ojos del hombre parece solido, da mil vueltas alrededor de la nada y las multitudes caminan en el y exclaman ¡unete! ¡anda con nosotros! ¡tenemos diversión y hacemos lo que deseamos ¡ven y disfruta de la vida!

El otro es angosto y recto, plagado de cardos y espinas, los hombres justos se llagan y sangran los pies al recorrerlo mas al final os espera una recompensa ¡la infinita gloria del Señor brilla para los elegidos!

Bien… hoy desayuné sacerdote y lo anterior lo he puesto por dos cosas: la primera, porque me gusta hacerme de florituras y lanzar esos discursos rimbombantes (inclúyase aquí mismo que disfruto mucho ser un hereje) la segunda razón es que este curioso sermón es una construcción de obviedad que puede adaptarse para muchas cosas, si se fijan bien pueden cambiar “Señor” por Buda, Alá, Gran Monstruo Volador de Espagueti o la deidad de su preferencia (la última en mi caso) y conservara su significado, pero podemos avanzar un poco y cambiar al señor por cualquier ideología, no será exactamente lo mismo pero con un par de adaptaciones tendremos el resultado deseado, en este caso lo usare para extenderme respecto a la entrada anterior

Hay dos caminos, uno es ancho y espacioso y es el camino del mundo el que siguen los hombres en manada, es un camino relativamente seguro; ya esta trazado
Hay otro camino, angosto y tortuoso, es agreste pues nadie más lo ha andado; es el camino de las elecciones

Como decía anteriormente hay ocasiones en que somos arrastrados por las circunstancias y acabamos preparando bocadillos de Animal Completamente Común en el planeta donde adoran a Bob el Todopoderoso (una referencia oscura, lo sé, esta en los libros de La guía del viajero de la galaxia, de Douglas Adam) o preparando tacos de borrego que no hay tanta diferencia (-voz de Homero Simpson-mmm… tacos)

El ser arrastrados es en mayor o menor medida inevitable, pero generalmente no es algo que se pueda cambias “luchando contra el destino” podemos ser arrastrados por un accidente vial, una enfermedad, una recesión económica, motivos familiares, personales, sentimentales que se yo, hay tantas formas de acabar en un lugar inimaginado (yo estudio una ingeniería aunque me encanta escribir y dibujar) pero hay momentos, hay lugares, hay instantes, por más pequeños que sean en los que podemos elegir

Ok, no son pequeños, al menos no la mayoría no lo son, pero les quería hablar de la masificación, ese es el principal punto de elección, tomemos por ejemplo la música, el sendero ancho escucha el ultimo hit del último cantante de moda, las personas en los senderos angostos tienen gustos que no se cambian con facilidad, las modas siempre afectan a las masas (¿obvio no?) y la cuestión es ¿hasta qué punto somos parte de las masas?

Para hacernos esta pregunta y obtener una respuesta útil primero debo decirles una triste verdad: nuestras mamas estaban equivocadas, no somos tan especiales como ellas creen, el simple hecho de nacer no nos hace único ni irrepetibles, al menos no del modo en que nosotros quisiéramos, cuánticamente por ejemplo cada partícula es única por el hecho de ocupar un espacio que ninguna otra ocupa, de estar ahí y no en otro lugar, de este modo somos “especiales y únicos” aunque serlo debido a estar aquí no tiene más merito que el de una roca

Sigamos, el mundo es vasto y moldea a cada persona de acuerdo a su entorno, esto termina por crear muchas personas con las misma creencias, ideologías políticas, misma complexión física, mismo nivel social etc, etc, etc, el punto es que en la mayoría de los casos las ideologías no concuerdan con la forma de vivir, ¿alguna vez han sentido que lo que hacen no es del todo correcto? ¿no han sentido que les gustaría hacer otras cosas? Correr, gritar, cantar, lo que sea, nuestras creencias nos hablan sobre ser libres y ser especiales pero la mayoría de las personas no se comportan como si lo fueran, quizás ustedes mismos en algún momento hayan aplacado las ganas de otros por hacer algo a su manera y no es necesario haberle detenido en forma física, un simple reproche suele ser suficiente para apagar los pequeños deseos que surgen en cada uno, sus padres, sus hermanos, las personas a su alrededor ¿no se sientes cohibidos de actuar en público? No es el miedo escénico al que me refiero… o tal vez si

“El mundo es un teatro y cada hombre es un actor” ¿y cual es nuestro papel? ¿qué funciones hemos representado? La mayoría son “el hombre que fue a la escuela y se porto bien” “el que tiene un buen trabajo” “el que tiene un buen coche” “el que tiene una buena familia” pero ante todo somos “el sujeto completamente normal” (mmm… borrego)
Este es nuestro escenario pero tenemos miedo de actuar, no solo eso; hemos olvidado que debemos actuar

No se si hayan escuchado una canción que dice “cuando nadie me ve puedo ser o no ser, cuando nadie me ve no me limita la piel” ese es el problema que tenemos al actuar en nuestra función, no hacemos lo que queremos si alguien nos ve, cuando estamos en público nos cerramos, dejamos de lado lo que somos para ser lo que debemos ser, personas educadas y bien portadas completamente normales, hemos llegado a considerar que nuestras excentricidades son para hacerlas en privado

En este momento debo hacer un paréntesis

( )

Listo (y hasta hice dos) No, no me refería a eso, el paréntesis es para aclarar algo importante ¿Qué es lo que queremos? Es algo que se nos olvida y que muchos nunca se han cuestionado de verdad

¿Qué es lo que queremos?

El mundo, el sendero ancho nos dice que es lo que quieren todos, dinero, comodidad, salud, belleza, poder, “amor”, lo escuchamos tanto que llegamos a creer que queremos eso ¿alguien quiere ser el rey del mundo? ¿alguien quiere ser millonario? Levanten la mano
Y aquí volvemos a olvidar ¿para que reinar? ¿para que el poder? ¿para que el amor?
Queremos esas cosas, si, pero no por las cosas en si, sino por lo que podemos hacer con ellas, el dinero por ejemplo, un hombre quiere ser millonario, trabaja duro, ahorra, invierte y consigue una fortuna ¿y que hace entonces? Se dedica a ganar más dinero, otro se enamora de todas las mujeres que pasan enfrente de si, se perfecciona en la seducción, se llena de encanto, consigue a la mujer y entonces va por otra, y otra y otra

Este mundo nos llena de ilusiones, nos hace creer que queremos eso que quieren todos, son en la mayoría de los casos cosas que ayudan pero que no son un objetivo en si ¿Qué le paso a la vida, a la felicidad? ¿Qué le paso a los pequeños momentos? Si quieren reír ríanse, si quieren llorar lloren, si quieren cantar a pleno pulmón a madia calle y jugar con el gato de la señora en el micro el mundo entero les dirá que no deben actuar así, les mostrara un sendero ancho y fácil de recorrer, es simple, solo tienes que hacer lo que todos hacen, si caminas por ahí nadie te dirá que eres raro, nadie te dirá que no eres bueno, te dirán que eres especial y que haces lo correcto, pero si deciden caminar por el lugar angosto serán señalados, serán los que no encajan, el mundo los repudiara y los expulsara de su lecho, vivirán exiliados y… y... suficiente dramatismo, estamos en una época en que lo "normal" es ser de mente abierta así que o bien serán aceptados o los demás fingirán tolerarlos para no parecer discriminadores, hay que aprovecharlo

P.D. solo no hagan nada ilegal o en lugar de este sermón necesitaran un abogado XD

P.P.D. para aclarar este punto con mas dramatismo (mentí, todavía no es demasiado) (y ademas les quiero presumir mi capacidad para rimar) les dejare el link a un poema que hice sobre la sociedad, solo que es de derrota (ya les había dicho que la gente especial no abunda)

2 comentarios:

  1. Catalogada de rara he caminado por el mundo, pero a veces he tenido que alinearme a la derecha por donde van todos... sin pensar. Ir por lo más fácil. Parecer igual a todos.

    Buscar ser diferente aunque en mi empeño termine por ser igual a todas.

    ResponderEliminar
  2. Ser o no ser, ese es el dilema, a veces no sabemos que tanto de nosotros es nuestro y que tanto es del mundo, porque al fin y al cabo somos del mundo


    Mejor aqui le paro o me voy a enredar

    ResponderEliminar

Se admiten comentarios de usuarios sin registrar pero se pide que eligan un nombre para diferenciarlos

Tienes una casilla de comentarios limpia y nuevecita especialmente para ti, anda, lúcete, deslumbranos con tu ingenio

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...