6/8/13

Los testículos de Hitler





Esto no es sobre los nazis, esto es sobre los malos

Sabemos que la maldad surge del miedo y el dolor ya que el deseo de causar daño es una forma de protección y tal vez el conocimiento de esa protección otorga satisfacción, por eso el mal puede satisfacer a quienes lo esgrimen; aun así eso no evita que en el fondo quienes ejercen la maldad sean personas pequeñas que requieren del dolor ajeno para reafirmar su personalidad, son débiles y temerosos y quieren que todos los demás sean como ellos…

¿O no es así?

El bien siempre gana, eso es una constante en la historia pero cualquiera con un poco de cerebro puede darse cuenta de que como la historia la escriben los vencedores es obvio que se van a poner a si mismos como los buenos, si tomamos a México como ejemplo veremos que en la época prehispánica los nómadas mexicas viajaron mucho y sufrieron penalidades hasta encontrar la tierra prometida donde nuevamente tuvieron que soportar el acoso de sus vecinos pero que eventualmente se hicieron fuertes hasta formar un gran imperio

Luego llegaron los españoles quienes vieron un pueblo grande y orgulloso pero formado lejos de la palabra de dios lo que les llevaba a cometer actos abominables como los sacrificios humanos y la adoración de ídolos así que los conquistaron para llevarles la verdadera fe, luego el nuevo pueblo de México decidió independizarse de la tiranía española que les chupada la riqueza y oprimía al pueblo así que después de una larga lucha se obtuvo la soberanía como nación, luego el partido conservador decidió darle orden a un pueblo perdido que tropezaba en medio de su propia ignorancia y colocaron a un verdadero rey en el trono del nuevo reino, luego los liberales decidieron acabar con esa imposición retrograda y… creo que captan el punto



Ninguna persona declara que su victoria es la victoria del mal pese a que examinando las cosas desde este lado de la historia resulta evidente que algunos logros eran muy cuestionables pero si revisamos ese momento a través de quienes lo vivieron encontraremos que la difamación del otro bando era algo bastante común, no hay más que mirar a la situación de nuestros países para ver como los dirigentes se echan la culpa y se satanizan en mayor o menor grado mientras se beatifican a sí mismos

La necesidad de establecer esta diferenciación de nosotros los buenos y ellos los malos tiene dos partes (las cuales acabo de mencionar) pero enfoquémonos en “ustedes los malos”

Viendo al pasado es fácil olvidar que los lados de un conflicto no se ven con claridad desde adentro y en cada momento hacer ciertas cosas parecía una buena idea, si tomamos como ejemplo a los nazis deberíamos recordar que en esa época Alemania estaba sumida en deudas de la primera guerra y el pueblo pasaba hambre y estaba desmoralizado, no es raro que se unieran a una causa que les prometía la restitución de su orgullo… bueno, si, después jodieron las cosas pero eso no cambia que el inicio de todo haya sido el deseo de salir de la miseria en que vivían (y por si no lo recuerdan realmente lo consiguieron)

Lo mismo pasa en cada forma de sociedad que se torna malvada pues desde adentro es difícil decir si realmente es un mal lo que están haciendo pero ¿Cómo es posible que nadie vea el mal? ¿No se supone que deberíamos notar las risas maniáticas de los malvados dirigentes? ¿Es que nadie ve a los rapados tatuados humillando a los débiles?



Seee, esas cosas son parte de la maldad estilizada que nos gusta ver en las historias y que muchas veces se hace así para que resulte fácil saber quién es el malo ¿Recuerdan El Rey Leon? Scar era malo pero a sus seguidores les prometió que a cambio de su lealtad no volverían a pasar hambre, es fácil demonizar a alguien así porque en un momento dado hace un acto claro de maldad pero si miran el conjunto ya no queda tan claro y es que si partimos del supuesto de que la maldad nace del miedo podríamos encontrar una justificación para cada acto de maldad

Hay dos cosas fundamentales en el crecimiento del mal: los otros y la inherente bajeza del mal; lo primero se refiere a la tendencia que tenemos a percibir el mal como algo externo, algo que los demás hacen al punto de justificar las acciones propias y culpar las ajenas incluso cuando se trate de la misma acción, esta doble moral es un problema de percepción (y si, pura hipocresía), un problema en el que mis queridos lectores no caen ya que son demasiado buenos para eso ¿Cierto?

Esto nace de la ignorancia acerca de los motivos ajenos y el obvio conocimiento de los propios, cuando juzgamos no pedimos saber nada mas que la acción y al ser juzgados ponemos todas las excusas posibles para atenuar nuestra culpa, esto es aquella sensación que cada persona tiene y que les dice que las reglas no deberían aplicarse a ellos porque no son como el resto y al creernos especiales damos más importancia a nuestros motivos pues de no creerlo simplemente aceptaríamos las cosas tal cual como al formarnos en una fila o recibir una educación igual a la de otras personas pues son ámbitos en que nos creemos iguales



Y luego viene Hitler, unos dicen que era impotente, otros que la tenia pequeña, otros dicen que le traía ganas a su sobrina pero el consenso general es que era un depravado, no es que importe mucho frente a, bueno, ya saben, lo otro, pero a nadie le importa si se le agregan un par de parafilias a alguien tan despreciado, simplemente no vemos ninguna razón por la cual desmitificarle las bolas a nuestro chaparro favorito (aunque Tyrion le pelea el puesto)

Sabemos que los vencedores escriben la historia y que siempre se ponen a si mismos como los buenos, es por eso que el bien siempre triunfa pero la idea de que el mal es miserable nace precisamente de los derrotados ya que son miserables por haber perdido, no por ser malvados

Primera regla del éxito: no basta con haber vencido, alguien más tiene que fracasar para que la victoria sea completa

Es que los vencedores establecen el tamaño de su triunfo en base a la distancia con los vencidos, “De haber seguido bajo su régimen habríamos acabado pobres y perseguidos como ellos” a nadie le importa si nosotros los empobrecemos y perseguimos, lo importante es mostrar que podría pasar si caminamos la senda del vencido para asegurarnos de que nuestro método es mejor

El mal es miserable porque lo hemos hecho miserable, entonces ¿Qué pasa cuando el mal se encuentra en su apogeo?

Si el mal no ha sido humillado entonces no es malo, simplemente es diferente

Esto es un problema más grande de lo que podría suponerse en un primer vistazo ya que cuando el mal crece se parece bastante al bien, se nos ha dicho que el mal surge de personas malas haciendo cosas malas pero ¿Qué interés tendría un gran grupo de personas en hacer el mal? Las comunidades que se reconocen a sí mismas como malvadas deben ser pequeñas ya que un punto clave del mal es su rechazo a la sociedad de modo que el mal aceptado y ejecutado por todos es considerado el bien

La única forma en que una comunidad puede crecer mientras hace actos de maldad es creyendo que hacen el bien ya sea para ellos mismos o para un bien más grande y deben estar en lo correcto al menos en el provecho propio ya que ese sería el bien que perciben

Si matamos a los pobres la calidad de vida acabara por mejorar, eso es un hecho incuestionable pues si eliminas a quien tiene necesidad la necesidad desaparece, pero se entiende como malvado en base al daño que causa pero si toda la clase media y alta tuviese esa opinión se convertiría en el bien y se percibiría el beneficio



El caso es que pensando en el mal como algo miserable uno esperaría que el mal en ascenso se vea como una organización violenta y furiosa que crece mientras escupe su odio contra la sociedad de la que ha nacido y a la que desea destruir (si se fijan un poco esta descripción calza mejor con las protestas contra gobiernos injustos o estúpidos) pero el mal en crecimiento se parece más a la prosperidad nacida del egoísmo y el rechazo de los otros, actitudes bastante humanas y que están presentes en cada proyecto que deba crecer y que evitan que las personas se cuestionen si lo que hacen es formar parte del mal

Si se nos enseña que el mal es miserable y lo que hacemos no es miserable ¿Por qué íbamos a considerar que hacemos mal? El velo de autosuficiencia que se atribuyen los vencedores se adquiere por cualquiera que se enorgullezca de obtener beneficios, por obtener capacidades, por transformarse en algo más importante de lo que se era, el cambio nos hace percatarnos de nuestro propio valor pero no siempre valoramos nuestro peso en el conjunto social ya que no tenemos motivos para hacerlo

El camino al infierno esta sembrado de buenas intenciones pero reconocer que podemos ser malvados nos permite evitar la caída o lanzarnos de lleno al precipicio si asi lo queremos pues la voluntad del ser humano no se mide por lo que hace sino por lo que hace cuando sabe lo que esta haciendo pero el resto de las personas solamente pueden medirnos en base a lo que les hacemos, a lo que obtienen de nosotros así que a pesar de no desear ser malos podemos serlo si no ponemos atención al resultado de nuestras acciones, si las encubrimos por ser nuestras y si creemos que con nuestra satisfacción basta para validar nuestras acciones

El centrarnos demasiado en nosotros nos vuelve potencialmente malos, el aumentar lo que somos desde esta postura nos vuelve mucho més factibles de maldad

Luego continuaré con el tema pero si quieren comprenderlo mejor les dejo de tarea que vayan a patear ancianitas, nos vemos


2 comentarios:

  1. Lo atroz es que los mas malos siempre tienen una razón "moral", "buena", y/o "divina" para justificar lo que están haciendo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los malos no existen solo son "heroes incomprendidos"

      Eliminar

Se admiten comentarios de usuarios sin registrar pero se pide que eligan un nombre para diferenciarlos

Tienes una casilla de comentarios limpia y nuevecita especialmente para ti, anda, lúcete, deslumbranos con tu ingenio

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...